La Torre





Tras “Anomia”, coproducción con el Centro Dramático Nacional y candidata a dos Premios Max en 2014 (Mejor Autoría Teatral y Mejor Empresa de Artes Escénicas) y “En Familia”, comedia contemporánea estrenada en el Festival de Teatro Contemporáneo de Badajoz, 2015, Eugenio Amaya se adentra con "La Torre" en el espinoso mundo de las herencias familiares, la burbuja inmobiliaria y la codicia desbocada del ciudadano común.

Jorge Moraga, ayudante de dirección con Aran Dramática en “Anomia”, “Coriolano” (coproducción con el Festival de Mérida en 2014) y “En Familia”, dirige esta crítica ácida de nuestra sociedad contemporánea que, en clave de humor agridulce, narra la relación de desconfianza mutua entre dos personajes de personalidades opuestas que se necesitan y se repelen, simultáneamente.

Quino Díez (candidato a los Premios Max 2015 como Mejor Actor de Reparto por “Coriolano”) y Cándido Gómez, receptor de excelentes críticas por su trabajo en “Anomia”,
escenifican un vibrante duelo actoral en un espacio escénico diseñado por Claudio Martín que, tras sus brillantes trabajos en “Coriolano” y “En Familia”, vuelve a colaborar con Aran Dramática. El resto del equipo técnico-artístico lo conforman profesionales de trayectoria contrastada que vuelven a aportar su talento a este nuevo proyecto de Aran Dramática: Javier Mata, diseño de iluminación; Pepa Casado, caracterización y maquillaje; Pedro Martín-Romo, música; Koke Rodríguez, diseño de sonido y Manuela Vázquez, producción ejecutiva.


La Torre, una crítica satírica sobre la burbuja inmobiliaria


lgm-la-torre-portadaQuino Díez y Cándido Gómez involucrados en un desafío de palabras en La Torre

Las tablas del Teatro López de Ayala convertidas en el escenario de una disputa entre la codicia de Márquez (Quino Díez), un promotor inmobiliario, y Pérez (Cándido Gómez), un hombre divorciado, solitario y arruinado. La Torre es una obra teatral reflejo de la burbuja inmobiliaria, un tema que suscita el interés de muchos hoy en día, presentada a través de dos perfiles propios de la sociedad actual que consiguen enganchar al público desde un principio.
Nada más que un amplio terreno en la periferia de alguna capital española como punto de encuentro de los dos protagonistas es lo que nos presenta la obra: un terreno vacío pero lleno de torres, oficinas y comercios en las previsiones de futuro de Márquez y Pérez. Estos dos representantes del panorama social, viven durante La Torre una lucha continua de sus posturas contrapuestas, donde cada uno defiende su papel con un manejo extraordinario de la lingüística y recitando monólogos perfectamente estructurados e interpretados. Los protagonistas, sin salir de escena, tan solo con la interacción entre ambos, consiguen mantener la conexión con el espectador, tanto es así que no es necesaria la participación de ningún otro elemento o actor. “Los actores están constantemente en escena y la acción avanza gracias a su capacidad de transmitir diferentes estados de ánimo, desde la desconfianza hasta la ternura, así como la tensión dramática que generan a lo largo de toda la obra”, dice Jorge Moraga, director de la obra.

Jorge se estrena como director de escena con La Torre y, aunque ya tenía experiencia como ayudante de dirección y director de microteatro, esta es la primera vez que se enfrenta a una obra de larga duración como esta. Indudablemente tiene el beneplácito del público, pues fueron muchos los aplausos que cerraron la presentación de la obra, y cuenta con la aprobación del propio autor de la obra, Eugenio Amaya, quien le dedica unas palabras en el blog de Aran Dramática (compañía extremeña productora de La Torre, fundada por Eugenio y María Luisa Borruel en 1990): “Es un orgullo haber introducido en el panorama teatral extremeño y nacional a un nuevo director de escena. Jorge Moraga, lleva ya varias peripecias teatrales con nosotros en calidad de ayudante de dirección. Ha aceptado un reto difícil para iniciarse como director. Gracias a él, La Torre brilla, se hace creíble y nos descubre “un universo potente que provoca sensaciones en el espectador”, en palabras de Miguel Murillo (director del Teatro López de Ayala). Era el objetivo y Jorge lo ha cumplido con matrícula de honor”


Tras Anomia, coproducción de Aran Dramática y el Centro Dramático Nacional, y En Familia, Eugenio y su compañía completan, con una crítica satírica y humorística como es La Torre, una trilogía sobre la sociedad contemporánea, la política y sus efectos, los enfrentamientos familiares y las especulaciones existentes en el ámbito inmobiliario.